Pollo salteado en salsa blanca

0 votos
Pollo salteado en salsa blanca

Una forma original y sabrosa de cocinar el pollo. Esta receta contiene 450 kcal.

En un cazo se echa la cebolla picada menuda, una cucharada de mantequilla, la leche y sal, y se cuece suave hasta que la leche se consuma. El pollo —limpio— se trocea, se sazona con sal y se pone en una cazuela con un chorro de aceite, salteándolo sin llegar a dorarlo; luego, se rocía con el jerez y el coñac, se tapa y se
deja cocer hasta que se consuma el licor; entonces, se agrega la cebolla bien tamizada por el pasapurés y se sigue cociendo.

La harina se rehoga en el resto de la mantequilla derretida, se añade un poco de caldo de carne y se remueve bien, se sazona y se deja cocer durante ocho minutos; después, se vierte sobre el pollo y se deja terminar la cocción. El pollo se sirve en una fuente cubierto con toda la salsa. Si se desea, se puede acompañar de pan o patatas fritas.
 

Ventajas e inconvenientes de la carne de pollo


La carne de pollo es muy fácil de digerir. Además, por su versatilidad en el modo de
cocinarla, es un alimento muy adecuado en dietas de control de peso, siempre y cuando se elijan las piezas del animal más magras, como la pechuga, se elimine la piel y se prepare a la plancha o al horno, técnicas culinarias que exigen poco aceite.

Los menudillos de pollo contienen gran cantidad de colesterol, lo cual debe tenerse en cuenta en caso de padecer hipercolesterolemia o enfermedades cardiovasculares. La carne de pollo es una de las más bajas en purinas, así que con una ración de 80-100 gramos puede formar parte de la dieta de personas con hiperuricemia (ácido úrico elevado).