Noticias | Gastronomía

Flan de dos chocolates al microondas

Descubre cómo triunfar con un postre que hará las delicias de los más golosos de forma sencilla
25-08-2018 14:40
0 votos
Flan de chocolate al microondas Getty Images

Flan de chocolate al microondas Getty Images

Para los amantes del dulce, el flan es probablemente uno de los postres más populares y queridos. Su ingrediente principal es el huevo, ya que, al cocerse al baño María, sus yemas cuajan y toman la forma del molde, adquiriendo una textura ligera, gelatinosa y cremosa.

Aquí te proponemos una alternativa a este delicioso postre. La variación de este clásico postre, utilizando dos clases de chocolate, ¡te dejará con ganas de repetir!

Ingredientes:

  • 250 ml de nata
  • 250 ml de leche
  • Un sobre de cuajada
  • 100 g de chocolate negro
  • 100 g de chocolate blanco
  • Caramelo líquido (al gusto)
  • Bizcochos de soletilla
  • Café con leche
En primer lugar, lidiaremos con las dos partes de chocolate de la misma forma. En cada una de las cazuelas mezclamos 250 mililitros de nata con cada tipo de chocolate (100 gramos por cada uno). Actuamos de la misma forma con la leche, vertiendo 250 mililitros en otras dos cazuelas y mezclando cada una con un sobre de cuajada.

Apartamos las la cazuela cuando la nata y el chocolate blanco hiervan, echándole una de las mezclas de leche con cuajada. A continuación, lo volvemos a llevar al fuego y removemos hasta que hierva. En ese momento lo retiramos del fuego. Después, colocamos un poco de caramelo líquido en el fondo de un molde, para añadirle nuestra mezcla de chocolate blanco. Finalmente lo dejamos reposar, aproximadamente durante 20 minutos. Todo este proceso ha de repetirse de nuevo con el chocolate negro.

Entre tanto, remojamos los bizcochos de soletilla en café con leche. El número de bizcochos variará dependiendo del molde que utilicemos. En el mismo molde en el que teníamos el chocolate blanco ya volcado, añadimos el chocolate negro. Encima, ponemos los bizcochos empapados. Debemos dejarlo reposar entre 4 y 8 horas en el frigorífico. Solo queda sacarlo, desmoldarlo y ¡listo para nuestro paladar!

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook