Domingo, 18 Agosto 2019

Noticias | Agenda

Arte

Pliegues pictóricos en blanco y gris

La artista María Catalán expone seis de sus últimas obras en la antesala del salón de plenos del Ayuntamiento de Ibiza
27-03-2019 00:00
0 votos

Gris y blanco. Estos son los dos colores que dominan la muestra de la artista María Catalán (Castellón de la Plana, 1961), que se puede visitar desde esta semana en la antesala del salón de plenos del Ayuntamiento de Vila, en Can Botino. La nueva exposición temporal auspiciada por el Museo de Arte Contemporáneo de Eivissa (MACE) reúne seis de las pinturas más recientes realizadas por la creadora castellonense.

«Hace tiempo que quería pintar con blanco. Una manera de irme despojando de los colores era empezar con el negro y luego pasar al gris, hasta llegar al blanco sobre blanco, con el que trabajo en estos momentos», explicaba ayer María Catalán durante la presentación de la muestra.

La artista destacó que en sus últimos trabajos está intentando «ir a la simplicidad» y lograr «la máxima expresión con lo mínimo». Esta intención queda patente en los cuadros de gran formato que se exhiben en la antesala del salón de plenos.

En palabras de la directora del MACE, Elena Ruiz, las obras de esta muestra «son pinturas muy formalistas, donde aparentemente predominan las texturas, pero siempre hay un intento de parcelar el lienzo».

Todos los trabajos son de 2018 y 2019. En la mayor parte de las obras se combina el blanco y el gris sobre una superficie texturizada. Papel y tela son los elementos esenciales de pinturas como 'Por la vida' y 'Océano eterno'. Madera y tela metálica se mezclan en 'Detrás de su reja', obra colocada en el pasillo que conduce a la antesala del salón de plenos.

Llaman la atención las frases cortas que se pueden leer en algunos de los lienzos. 'Océano eterno' se adivina en uno de ellos. La frase 'Para la vida no hay respuesta', aparece escrita en una de las obras de mayor dimensión. Forman parte de fragmentos de poemas escritos por la propia artista.

Una nueva etapa artística


Hay dos creaciones, realizadas este mismo año, que, según Ruiz, «vaticinan una futura etapa en la trayectoria artística de María Catalán». Las dos son monocromáticas, una en blanco y la otra en gris, y llevan por título 'Pliegues I' y 'Pliegues II'. En ellas la tela aparece cosida en tiras verticales al soporte de la obra, formando relieves que aparecen embadurnados de materia pictórica. Para la directora del MACE, lo novedoso está también en el hecho de que en estas dos pinturas «no hay una delimitación dibujada como en el resto. Las obras llegan al límite que la artista se ha impuesto en el lienzo sugiriendo una infinitud hacia los lados muy interesante».

Este «vaciamiento» cromático y de vocabulario plástico que han experimentando las últimas creaciones de María Catalán «denotan una madurez en su discurso», recalcó ayer Ruiz.

En sus creaciones más recientes se siguen encontrando la huella de artistas como Eduard Micus y Erwin Bechtold, creadores que son para ella una referencia del panorama cultural y artístico.

Catalán, que estudió en la Escuela de Artes y Oficios de Ibiza entre 1984 y 1988, trabajó como asistente en el taller de Micus desde 1988 hasta el año 2000.

En su intervención durante la presentación de la exposición, el concejal de Cultura de Ibiza, Pep Tur, destacó el trabajo del MACE, que a través, de estas exposiciones en la antesala del salón de plenos del Consistorio de Vila, «sigue acercando a la ciudadanía el arte, que sale de las paredes del museo y conquista otros espacios». «El MACE se ha convertido, poco a poco y con mucho trabajo, en una referencia nacional e internacional», remarcó el edil.

«Ya llevamos diez años de trabajo y exposiciones en este espacio de Can Botino», subrayó por su parte Elena Ruiz. La iniciativa, «que nació como reconocimiento del Ayuntamiento a los artistas locales empieza a ser una cita esperada» y ha convertido el tercer piso del edificio consistorial «en una sala alternativa del MACE, en la que los creadores de la isla puedan mostrar sus últimas obras», añadió.

La muestra de María Catalán estará abierta al público durante un año, hasta marzo de 2020, y se podrá visitar en horario de 8 a 15 horas en la tercera planta de Can Botino, en Dalt Vila.

La creadora ha expuesto su trabajo en galerías de varios países y ferias de arte internacional.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook