Paseos

Un paseo por Dalt Vila

0 votos

Ibiza - Illes Balears- Ibiza
Un paseo por Dalt Vila | Arte y cultura de Ibiza La entrada al recinto amurallado por la puerta principal, el Portal de les Taules, ofrece al visitante una perspectiva histórica, [..]

Un paseo por Dalt Vila | Arte y cultura de Ibiza

La entrada al recinto amurallado por la puerta principal, el Portal de les Taules, ofrece al visitante una perspectiva histórica, con su puente levadizo y el pétreo escudo con las armas de Felipe II y una inscripción que recuerda el año en que se construyó la puerta: 1585.

Una vez traspasada, el visitante se encontrará, en primer lugar, con el Patio de Armas, e inmediatamente después, con la Plaça de Vila, antiguo mercado intramuros y hoy un animado lugar de comercio y arte. Puede continuar subiendo por Sa Carroza, que le llevará hasta el antiguo convento dominico del siglo XVI, en el que hoy se encuentran la iglesia de Santo Domingo y el Ayuntamiento de la ciudad.

Antes de continuar el ascenso por la calle Pere Tur, vale la pena detenerse en la Plaça d’Espanya, para asomarse al mar, contemplar los islotes y el faro de Botafoc. Tras este inesperado y hermoso descanso, hay que continuar subiendo, siempre entre señoriales casas de los siglos XVIII y XIX, siguiendo el itinerario principal, por la calle Joan Roman, en donde se encuentran el antiguo Seminari, que el siglo XVII era Residencia de los Padres de la Compañía de Jesús, y un poco más arriba, el convento de clausura de las monjas agustinas.

 

Esta misma calle, que antiguamente se denominó de les Monges, en alusión al convento citado, nos lleva a la de Sant Ciriac. Aquí se encontrará el visitante con una pequeña capilla construida en 1754 en honor al santo que da nombre a la calle y en la que se conmemora un acontecimiento importante de la historia local: señala el punto exacto, según la leyenda, por el que las tropas del Rei Jaume I El Conqueridor entraron en el recinto y conquistaron la ciudad en el siglo XIII, gracias a una traición –por asuntos amorosos- del hermano del gobernador musulmán de la plaza.

Entre la historia y la leyenda, el visitante llega así al Carrer Major, que le conducirá a lo más alto de Dalt Vila, en donde se encuentran también las edificaciones más antiguas. Por esta calle, las casas son ya de los siglos XV, XVI y XVII, y se encuentran adornadas con los escudos de las familias que las habitaron y que, aunque no eran nobles, se las tenía como tales. Destaca, entre ellas, la conocida Can Llaudis, de estilo gótico catalán. El Carrer Major termina en la Plaça de la Catedral, en la cima de toda esta colina urbana que el visitante ha ido subiendo lentamente. Aquí, además de disfrutar de una espléndida panorámica del puerto y la ciudad de Ibiza, podrá conocer, principalmente, tres edificios antiguos de interés. En primer lugar, La Catedral, construida entre los siglos XIV y XV, pero con importantes reformas en el XVIII, y que mezcla por tanto estilos tan diferentes como el gótico catalán y el barroco. Parece que todas las culturas anteriores a la catalana, desde la de sus fundadores, los fenicios, eligieron este mismo espacio para su templo principal.

Junto a la Catedral, se encuentra un edificio medieval que albergó la institución política que gobernó Ibiza desde el siglo XIII hasta el XVIII, la Universitat. El edificio es hoy Museo Arqueológico. Y en la misma plaza, la Reial Cuira, con su inconfundible puerta gótica, que albergaba lo que hoy llamaríamos tribunales y notarías.

Dejando esta plaza, en la que también se encuentra el Palacio Episcopal, el visitante puede tomar una estrecha callejuela llamada de la Universitat, que le conducirá al baluarte de Sant Bernat, desde donde podrá contemplar una amplia panorámica marítima con la isla de Formentera al fondo. Este baluarte se encuentra detrás del Castell y la Almudaina, edificios históricos emblemáticos, hoy en poceso de restauración.

El visitante tiene ahora, para terminar, tres opciones interesantes. La primera, salir del recinto amurallado por el Soto fosc, junto al mismo baluarte de Sant Bernat: una carretera extramuros le conducirá hasta la ciudad. La segunda, regresar siguiendo el mismo itinerario. La tercera, regresar improvisando nuevos itinerarios, perdiéndose por las laberínticas calles que no ha podido ver durante la subida, descendiendo de nuevo hasta la puerta de entrada, descubriendo nuevos y encantadores rincones.

Galería de fotos

Mapa

Encuentra los eventos de

Sugerencias...

Deja tu comentario
Formentera es un tierra de encanto y misterio, con alma. En la antigüedad los griegos la [..]
Deja tu comentario
Granada tiene cientos de sitios maravillos para visitar, hemos hecho una selección de aquellos [..]